síndrome ovario poliquístico

Ecografía ovario poliquístico. Fuente imagen: Natalben

El síndrome del ovario poliquístico se identificó por primera vez en el siglo XX y aunque a día de hoy no se conoce exactamente qué lo causa, sí parece demostrado que está relacionado con un desequilibro en la producción de las hormonas sexuales femeninas. Las mujeres afectadas por esta dolencia suele estar en torno al 6% – 10 %, siendo en su mayoría mujeres de entre  20 ó 30 años;  si bien es cierto que también puede afectar a las adolescentes.  En este último caso, los síntomas suelen comenzar cuando les baja la menstruación. Por cierto, es muy habitual que el síndrome de ovarios poliquísticos sea un problema heredado, quiero decir, que si una mujer lo tiene, hay altas probabilidades de que su madre o su hermana también los tengan.

 

Como comentaba unas líneas más arriba, los ovarios poliquísticos están relacionados con la disminución de hormonas sexuales femeninas y el aumento de los niveles de hormonas masculinas (andrógenos), afectando al desarrollo y liberación del óvulo. De ahí que se desarrollen los quistes,  que no son más que unas bolsitas llenas de líquido en los ovarios que impiden la ovulación normal.

SÍNTOMAS DEL SÍNDROME DEL OVARIO POLIQUÍSTICO

A continuación paso a detallar lo síntomas más frecuentes del síndrome del ovario poliquístico:

  • Amenorrea secundaria: o lo que es lo mismo, períodos menstruales anormales cuando con anterioridad habían sido normales.
  • Ciclos menstruales irregulares: puedes pasar de no tener la regla durante mucho tiempo a no dejar de manchar durante semanas. También se puede dar el caso de que las reglas fluctúen entre muy abundantes o muy escasas.
  • Esterilidad: el síndrome del ovario poliquístico se relaciona con problemas para quedarse embarazada. Lograr un embarazo normal es complicado por lo que será necesario recurrir a ciertos tratamientos médicos para regular el ciclo. Si no es posible el embarazo con estos tratamientos también es posible acudir a la reproducción asistida. Lo mejor en estos casos es que consultes con tu ginecóloga y te pongas en sus manos. Será quien mejor te pueda guiar para conseguir tu objetivo de ser mamá.
  • Aumento del vello corporal: el aumento de hormonas masculinas hace que aflore más vello del habitual en el labio, pecho, cara, brazos y abdomen. También es frecuente encontrar vello alrededor de los pezones.
  • Acné: Pequeños granitos por la cara, espalda y tórax también es otro de los signos más visibles de los ovarios poliquísticos.
  • Aumento de peso: Al ser un problema hormonal la paciente puede notar que aumenta su peso y apetito.

TIPOS DE TRATAMIENTO

 A día de hoy, no se conoce ninguna cura definitiva para tratar esta patología, sin embargo existen tratamientos que ayudan a contrarrestar y atacar sus efectos. Lo más importante es detectarlo lo antes posibles para poder evitar posibles daños colaterales a corto o largo plazo.
Para elegir el tratamiento más adecuado para cada paciente, hay que valorar una serie de factores tales como: la edad, la intensidad de los síntomas y sobre todo, las ganas de quedarse embarazada. Lo habitual es utilizar medicación con hormonas, por ejemplo, la píldora.  Pero insisto, es necesario hacer una evaluación y tener controlada a la paciente ya que al ser una enfermedad crónica, puede producir otras patologías como enfermedades de corazón o cáncer de endometrio.