riesgos del parto por cesárea

Hace unas semanas escribí en este blog un artículo sobre cosas que deberías conocer sobre la cesárea. Como os comentaba quería seguir indagando sobre el tema, sobre todo, porque parece que se está poniendo de moda esto de pasar por el quirófano de forma premeditada para dar a luz.

Es cierto que las cesáreas son una intervención quirúrgica muy común a día de hoy, pero en cualquier caso, no debemos olvidar que sigue siendo una cirugía y que, por lo tanto, los riesgos del parto por cesárea existen, aunque no sean muy habituales.

Si todo ha ido bien durante el embarazo lo lógico, siempre que no te lo desaconseje tu ginecóloga por posibles complicaciones, es traer al mundo a tu hijo por parto natural. Si lo que te preocupa es el dolor, a día de hoy, con la anestesia epidural el parto es indoloro…así que no hay excusas para hacerse cesáreas por placer.

 

 

Cesáreas por necesidad, no por moda

Aunque cueste creerlo, en España el número de cesáreas que se practican han aumentado de manera exponencial. Tanto es así que ya supera con creces las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Al año, la cifra de partos asciende a 500.000…Medio millón de niños ven la luz anualmente. Pues bien, de esos nuevos nacimientos unos 125.000 terminan siendo por cesárea, o lo que es lo mismo, uno de cada cuatro niños no nace por parto natural, obviando los riesgos de un parto por cesárea.

Si hablamos de datos, este tipo de intervención rondan el 22% en la sanidad pública, mientras que esta cifra se eleva al 34% en la medicina privada.

Según señala Txanton Martínez Astorquiza, presidente de la Sección de Medicina Perinatal de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) «las cifras nos sitúan entre un 25% y 28%, frente al 15% que fija la OMS.

Entre un 5% y un 7% de las cesáreas que se realizan en nuestro país se hacen sin una razón evidente, es decir, podrían evitarse. Este porcentaje aumenta al 12% cuando hablamos de la sanidad privada.

Con estos datos, es lógico plantearse que podemos estar ante una nueva moda, quizá consecuencia de la medicina defensiva o de la banalización de este tipo de cirugías.

¿Cuáles son los riesgos de una cesárea?

Una cesárea es una intervención quirúrgica abdominal que, a pesar de realizarse con frecuencia, conlleva sus riesgos. Sin duda alguna, muchos más que el parto natural.

A continuación paso a detallar algunos de los riesgos de los partos por cesárea más comunes:

Riesgos de una cesárea para la madre

Las madres que dan a luz por cesárea tienen más posibilidades de sufrir:

  • Infecciones.
  • Hemorragias intensas.
  • Coágulos de sangre.
  • Lesiones en la vejiga o en el intestino.
  • Más dolor postparto.
  • Riesgo de placenta previa o placenta acreta.
  • Riesgo de rotura uterina en gestaciones posteriores.

A esto se le suman otros inconvenientes como que la estancia en el hospital será más larga y la recuperación es mucho más lenta en el tiempo.

Además se recomiendan un máximo de 3 cesáreas en las mujeres, por lo que disminuye las opciones de tener más hijos en un futuro.

Riesgos de una cesárea para el bebé

  • Según diversos estudios, los bebés que vienen al mundo mediante cesárea programada, suelen hacerlo de forma prematura, por lo que tienen más probabilidades de sufrir problemas respiratorios o alimentarios que los niños que nacen de parto vaginal.
  • Se calcula que 1 de cada 100 bebés puede sufrir cortes por el bisturí.

En definitiva, a menos que lo aconseje tu ginecólogo, ten a tu hijo por parto vaginal. Es lo natural y lo más recomendable tanto por el bien del bebé como por el tuyo propio.

 

 

 

 

Fuente imagen: Everystockphoto