Dolor menstrual

La dismenorrea o dolor menstrual es una molestia muy frecuente entre las mujeres, sobre todo entre las que son más jóvenes. No es algo que deba preocuparnos ya que es algo muy común. Y lo mejor es que se puede tratar con medicamentos y algunos trucos caseros como aplicar calor en la zona de los ovarios.

En la entrada de hoy voy a explicaros por qué duele la regla o más bien, por qué duele el útero, que no los ovarios como muchas mujeres piensan  cuando nos baja el periodo.

También os contaré cuáles son las molestias más frecuentes asociadas a la menstruación y los medios para intentar que los efectos sean lo menos dolorosos posibles.

¿Qué es el dolor menstrual?

Básicamente la dismenorrea, conocida popularmente como dolor menstrual, es una molestia aguda e intensa, que afecta a la zona baja del abdomen. Estas molestias pueden aparecer desde unos días antes de que baje el periodo o incluso durante la menstruación.

Sentir dolor durante los días que tenemos la regla es algo habitual. Lo malo es cuando esas molestias son tan fuertes que nos interfieren en nuestra vida diaria. Es decir, que aunque para algunas mujeres la regla pase inadvertida para otras es un verdadero suplicio.

Afortunadamente hay formas para consiguen paliar este dolor y que permiten que las mujeres con menstruaciones dolorosas puedan llevar una vida completamente normal.

¿Por qué se produce el dolor menstrual?

Esta es una de las pregunta que más curiosidad produce entre las chicas jóvenes que acuden a mi consulta por cuadros repetidos de dolor menstrual. Pues bien, esta sintomatología tiene relación con que durante la ovulación no se ha producido embarazo.

Es decir, como en los días fértiles no se ha llegado a concebir, cuando te baja la menstruación el útero se contrae para expulsar el endometrio.  El endometrio es una mucosa cuya función es acoger a un posible embrión.  Son, precisamente, esas contracciones las que producen el dolor. Por eso muchas veces se dice que los cólicos menstruales o el dolor menstrual es similar a los dolores de parto pero en una intensidad mucho menor.

La regla es habitualmente  más dolorosa en mujeres que no han parido porque el canal endocervical, que es por donde sale el endometrio del útero hacia la vagina, está más cerrado y el útero tiene que ejercer más presión para que salga. Después de los partos se queda el canal más abierto y la salida es más fácil y el útero, por tanto, no tiene que hacer tanta fuerza para que pueda salir. De ahí lo que siempre dicen las madres a las hijas con dismenorrea… «a mí me dolía igual que a ti, hasta que tú naciste, después ya me duele menos la regla» o… «cuando tengas hijos se te pasará».

Principales síntomas de una regla dolorosa

En general, el principal síntoma de una regla dolorosa es el que indicaba unas líneas más arriba. Es decir, el dolor en la zona abdominal, el dolor de ovarios. Sin embargo, en muchas ocasiones este dolor puede venir acompañado de cefaleas – dolor de cabeza-, irritabilidad, diarreas, o cambios de humor.

Cómo paliar el dolor menstrual

Aunque es un fastidio, por suerte el dolor menstrual es fácil de tratar. Por lo general, con algún anaglésico tipo ibuprofeno el dolor disminuye al cabo de 30 minutos tras su ingesta. En muchas ocasiones no es necesario tomar más que una simple toma.

En los casos donde el dolor es más intenso, se podría recomendar una pastilla de ibuprofeno cada ocho horas, si no eres alérgico) mientras dure el dolor. Además de calmar las molestias, también ayuda a disminuir el sangrado.

En cualquier caso, y como siempre digo, antes de tomar medicación consultar mejor a tu médico.

Otros métodos más caseros que puedes utilizar es aplicar calor en la zona abdominal, bien con una manta eléctrica o con una bolsita de agua caliente. Son remedios caseros de toda la vida, pero que en los casos más leves funciona y en los más agudos, también ayuda a mitigar el dolor.

Fuente imagen: Flicker