cómo saber si he roto aguas

Uno de los principales miedos que reflejan las madres primerizas que atiendo en la consulta, sobre todo pocas semanas antes de parir, es cómo saber si han roto aguas.  En general, les atemoriza el no saber exactamente cuándo deben ir al hospital para dar a luz.

Bueno, si este es tu caso, no te agobies, hoy te voy a dar unos cuantas pistas para saber si tu bebé está a punto de nacer o no. De todas formas, ya verás que durante la gestación tu ginecóloga te recomendará asistir a las clases de pre-parto donde, además de muy buenos consejos para las mamás, también se facilitan herramientas para detectar el comienzo del parto.

¿He roto aguas? Cómo saberlo

Cuando médicamente hablamos de romper aguas, nos referimos a que se a roto la bolsa que envuelve al bebé y donde se encuentra el líquido amniótico – saco amniótico-. Es precisamente este líquido amniótico, el «agua» a la que hace referencia la conocidísima expresión «he roto aguas»

Pero ¿qué se siente cuando se rompe la bolsa de líquido amniótico? ¿Duele? ¿No duele? ¿Se expulsa mucho líquido y tienes la sensación de estar haciendo pis o en cambio caen solo unas cuantas gotitas?

La realidad es que cada mujer es un mundo pero lo que sí te puedo asegurar es que no sentirás dolor. Por suerte, las membranas que forman el saco amniótico no tienen terminaciones nerviosas y por tanto, esto es indoloro.

En cuanto al líquido, dependerá del tipo de rotura para expulsar más o menos cantidad. En este sentido podemos hablar de dos tipos:

  • Rotura franca de la bolsa: en este caso se expulsa una gran cantidad de líquido amniótico.
  • Rotura alta de la bolsa: Produce menos cantidad de líquido pero de forma muy constante, sobre todo cuando la madre se mueve. Puede confundirse con flujo u orina, pero al ser algo constante la madre se acaba dando cuenta de que es algo distinto. Además tiene un olor peculiar similar a la lejía.

¿Se puede romper aguas sin tener contracciones?

La respuesta es sí. No necesariamente la rotura de la bolsa va acompañada de contracciones, aunque sí suele ser lo habitual.

En los casos en los que la bolsa se rompe sin tener contracciones se pueden esperar unas horas para iniciar la inducción al parto, si no comienza de forma espontánea.

¿Cuándo acudir al hospital para dar a luz?

Una vez que hayas roto aguas, si estás en casa o en cualquier otro lugar que no sea un centro sanitario, trata de acordarte de la hora y del color del líquido. Dependiendo del color debes darte más o menos prisa a la hora de acudir al hospital. En general, si el líquido amniótico tiene tono amarillo, verdoso o muy oscuro, no te entretengas, coge lo imprescindible y ve al hospital cuanto antes. Aunque lo más probable es que el líquido sea claro, casi transparente. En este caso, puedes tomártelo con calma, tu bebé aun tardará un poquito en ver la luz.

Romper aguas es un indicativo más de que tu bebé está a punto de nacer. Pero no siempre hay que esperar a romper aguas para ir al hospital. También debes tener en cuenta si tienes contracciones de parto o si tienes un sangrado abundante. En estos tres casos, no te lo piensas y vete a tu centro médico lo antes posible.