Consulta de la Doctora Peco Adrover

Archivos de Autor: admin

Embarazo ectópico: qué es y por qué se produce

Todo sobre el embarazo ectópico o extrauterino

Todo sobre el embarazo ectópico o extrauterino

El embarazo ectópico, también conocido como embarazo extrauterino, es aquel que tiene lugar fuera del útero. Es decir, que el óvulo fecundado se implanta en un lugar equivocado.

Una vez que se produce la fecundación, lo natural  es que el óvulo fecundado baje por las trompas de Falopio hasta la matriz o útero. Es aquí donde, en situaciones normales, se desarrollará el feto.

Sin embargo, cuando se produce un embarazo ectópico, el óvulo fecundado se desvía de su camino o no termina de recorrerlo y, el lugar más frecuente donde se produce el embarazo es en las trompas de Falopio. Esta forma de embarazo ectópico se denomina embarazo tubárico y se produce en un 98% de los casos de embarazo extrauterino.

Alrededor del 2% de los embarazos en nuestro país son extrauterinos. No es una cifra excesivamente elevada pero sí es importante tener conocimiento sobre ello, ya que estamos hablando de una gestación que puede llegar a ser potencialmente peligrosa para la madre.

Por eso,  a pesar de que las probabilidades de sufrir un embarazo extrauterino no son excesivamente altas, voy a tratar de explicarte en la entrada de hoy algunas de las preguntas más frecuentes relacionadas con este tipo de embarazo

¿Llegan a buen puerto los embarazos ectópicos?

No es lo habitual. Sin embargo sí existen casos de bebés que han nacido sanos como resultado de un embarazo ectópico. Pero no quiero que te lleves a engaño.  Estos casos han sido raras excepciones y lo más probable es que pierdas el bebé durante el primer trimestre del embarazo.

¿Cuáles son los principales factores de riesgo de un embarazo extrauterino?

Existen ciertos factores que aumentan el riesgo de sufrir un embarazo fuera el útero. Algunos de ellos son:

  • Tener más de 35 años. La horquilla de edad entre 35 y 44 años es una de las más afectadas.
  • Haber padecido algún tipo de enfermedad infecciosa del aparato reproductor (gonorrea, clamidea…) y no haber sido tratada correctamente.
  • Haber tenido con anterioridad un embarazo ectópico. Se estima que la probabilidad de tener un embarazo extrauterino aumenta entre un 10 y un 20% si has tenido un previo.
  • Tener DIU (método anticonceptivo intrauterino). En estos casos, el riesgo de embarazo es muy bajo, pero en caso de quedar encinta las probabilidades de que este ocurra fuera de la matriz es alto. 
  • Padecer endometriosis. 
  • Sufrir algún tipo de problema congénito en las Trompas de Falopio. 
  • Ser fumadora. Según diversos estudios, las mujeres adictas al tabaco tienen el doble de probabilidades de sufrir un embarazo ectópico frente a las no fumadoras. La razón es que la nicotina podría frenar  los cilios del revestimiento de la trompa de Falopio, por lo que el óvulo fecundado no podría llegar al útero. 

¿Cuáles son los síntomas de un embarazo ectópico?

Es difícil adivinar por síntomas si sufres un embarazo ectópico. Por lo general, las mujeres que quedan embarazadas fuera del útero tienen los mismos síntomas que los clásicos de todo embarazo. Es decir, náuseas por la mañana, vómitos, sensibilidad a los olores, dolor abdominal. 

En estos casos, la mejor forma de comprobar si la gestación es normal es mediante una ecografía temprana que detecte dónde está ubicado el embrión.

¿Da positivo un test de embarazo si es extrauterino?

Sí, no sería nada raro, ya que los test de embarazo  lo que hacen es detectar la subida de la  hormona gonadotropina coriónica (BHCG), y esto se produce.

El diagnóstico del embarazo ectópico se hace con el seguimiento de la hormona BHCG (hormona del embarazo) en sangre, se tienen que hacer analíticas cada 48hs para ver cómo la hormona aumenta o disminuye de forma correcta.

Si duplica cada 2 días es que estamos ante un embarazo normal, si disminuye de forma progresiva lo más probable es que se trate de un aborto y si se mantiene estable o aumenta poco a poco, sin llegar a duplicar, estamos ante un embarazo ectópico.

Señales de alerta para detectar un embarazo ectópico

Como acabo de decir, es muy probable que los síntomas que sientan las mujeres durante las primeras semanas no difieran de un embarazo normal.

Sin embargo, si estás esperando un bebé y empiezas a tener un dolor intenso en la parte baja del abdomen, dolor al orinar, toser o hacer movimientos bruscos, no te lo pienses y acude a tu ginecólogo. 

Otra señal bastante significativa son las pérdidas continuas durante días o semanas. En este caso la sangre suele tener un color pardo.

En un caso más grave, a las mujeres se les puede romper la trompa de Falopio. Si es así, sentirás un fuerte dolor En caso de que se rompa la hemorragia intenso abdominal de aparición brusca. 

Tratamiento de los embarazos extrauterinos

El tratamiento, en los casos en los que el diagnóstico se hace pronto cuano aún no vemos un embrión con latido fuera del útero o la vesícula gestacional es muy pequeña, podemos poner tratamiento con Metotrexato, que es un medicamento que destruye las células que están creciendo.

Cuando se usa este medicamento no debemos quedar embarazadas en un periodo de 4-6 meses, para asegurarnos de que la madre lo ha eliminado por completo antes del siguiente embarazo, ya que podría ser perjudicial.

Si el diagnóstico se realiza porque la paciente acude a urgencias con un cuadro agudo de sangrado intraabdominal o hay un embrión con latido fuera del útero, hay un peligro serio para la madre, por lo que la solución más segura es operar.

Realizar una extirpación de la vesícula o en algunos casos, la zona de implantación del embrión ha hecho tantos daños en la zona que hay que quitar la trompa o el ovario donde ha implantado.

Esta cirugía se puede realizar abriendo el abdomen, como en una cesárea o por laparoscopia, todo depende de la gravedad del caso y de la urgencia.

Un embarazo ectopico es algo muy serio, que precisa un seguimiento muy estricto por parte de tu ginecólogo.
Ante cualquier duda no olvides preguntar a tu ginecólogo habitual.

La importancia de la hidratación en el embarazo

La importancia de la hidratación en el embarazo

Ahora que se empieza a acercar el verano y el calorcito comienza a hacer acto de presencia, creo que es un buen momento para hablarte de la importancia de una buena hidratación en el embarazo.  Así que si estás esperando un bebé, toma buena nota.

Claves para mantenerse bien hidratada

Por todos es sabido que hay que beber a diario unos dos litros o dos litros y medio de agua para no deshidratarnos, estés o no encinta. Pero si estás embarazada todo estos hábitos que son recomendados para gozar de una buena salud, y que tanto repetimos los médicos, se vuelven más importante si cabe.

¿Por qué hay que hidratarse más en el embarazo?

La razón por la que durante el embarazo la mujer necesita consumir mayor cantidad de agua es porque la madre necesita bastante más líquido de lo habitual. Esto es debido a los cambios hormonales inherentes a la gestación. Solo por citar un ejemplo: durante el embarazo hay aproximadamente un litro más de sangre circulante ya que  será ésta la que nutra a la placenta y por tanto, al feto. Además, esta torrente sanguíneo también será el responsable de expulsar los deshechos que genera la formación de los tejidos del bebé y que se expulsan del cuerpo de la madre a través de la orina mayormente, y de la respiración.

Aunque no lo parezca, tanto la expulsión de líquidos  por la orina como por la respiración, hace que el cuerpo de una embarazada consuma mucha más agua. Y, no, no, me he vuelto loca. La respiración también hace que se pierda líquido, en este caso,  en forma de vapor.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que durante el embarazo, y debido también a los cambios hormonales, las futuras mamás suelen retener más líquido de lo habitual ya que la reabsorción de estos es más difícil, especialmente en las piernas.  De ahí que seguro hayas escuchado en más de una ocasión a las embarazadas decir eso de «tengo los tobillos hinchados».

Otra zona que también suele hincharse debido a esta retención de líquidos suele ser la cara. No es que hayan cogido peso, es la retención lo que hace que las embarazadas tengan la cara un poco más redondita. ¡Pero no os preocupéis, esto es algo pasajero!

Para evitar las retenciones de líquidos o los molestos calambres, que también son muy frecuentes en las gestantes, es fundamental la hidratación. Beber unos tres litros de agua al día nos ayudará a sobrellevar mucho mejor estos síntomas tan frecuentes en las embarazadas.

Además, evita pasear o hacer deporte durante el embarazo en horas de máxima exposición solar. Esto te ayudará a que la pérdida de líquidos sea menor. Aprovecha a primera hora de la mañana o última de la tarde para darte un paseo o practicar ejercicios al aire libre.

Riesgos de no hidratarse bien durante el embarazo

Hidratarse en el embarazo no eso solo importante para la madre. También para el feto. La falta de líquido podría llevar a que el bebé tenga problemas de deshidratación, de falta de oxígeno y de exceso de productos de deshechos.

Como os comentaba unas líneas más arriba, la falta de hidratación provoca calambres, que si bien son molestos, pueden parecer inofensivos aunque no lo son cuando estás embarazadas y me explico:
el útero, que también es un músculo, puede comenzar a tener contracciones por la irritabilidad uterina que se produce por la falta líquido.

¿Qué beber durante el embarazo?

Sin lugar a dudas, la bebida principal debe ser el agua (tanto mineral como agua corriente si esta es de buena calidad).  Pero independientemente, se pueden ingerir otro tipo de bebidas como infusiones, refrescos, cerveza sin alcohol, zumos (preferiblemente naturales) o batidos.

Es aconsejable reducir el consumo de bebidas excitantes como café o té, bebidas edulcoradas, así como las bebidas que tienen un alto contenido en azúcares simples de rápida absorción, por ejemplo, zumos preparados.

También es aconsejable reducir el consumo de bebidas con gas. No porque sean perjudiciales sino porque durante el embarazo las mujeres tienen más gases y la ingesta de estas bebidas pueden empeorarlo.

Y por supuesto, a evitar 100%, son las bebidas alcohólicas, ya que el bebé puede presentar el «Síndrome del alcoholismo fetal».