enfermedades ginecológicas

¿Has oído hablar alguna vez de la cistitis, la candidiasis vaginal o la mastitis? Estas que enumero son solo algunas de las enfermedades o infecciones ginecológicas más frecuentes entre las mujeres. Pero no te alarmes, no te ocurren solo a ti. Es algo habitual.

Como en todo, existen algunas de estas dolencias que son más comunes que otras. En la entrada de hoy os voy a explicar cuáles son 4 de las enfermedades ginecológicas más frecuentes y que más pacientes derivan a mi consulta.

Si padeces cualquiera de estas infecciones no desesperes, lo importante es tratarlas con la medicación y el tratamiento adecuado a su debido tiempo,  y no dejarlas pasar esperando que «se curen solas». Dejar que el tiempo sea tu solución lo único que puede conseguir es agravar el problema en el futuro.

Enfermedades ginecológicas frecuentes

Sin más preámbulos paso a detallaros las enfermedades ginecológicas más habituales en las mujeres.

Hongos vaginales – Candidiasis

Los hongos son una de las infecciones más comunes entre las mujeres.  Para que te hagas una idea aparecen, al menos, una vez en tres de cada cuatro mujeres. Por norma general, esta infección la provoca el hongo Candida albicans.

Normalmente estos hongos aparecen por cambios hormonales (como el embarazo, la menopausia o cuando se empiezan a tomar pastillas anticonceptivas), pero también pueden ser provocados por ciertas enfermedades como la diabetes, la ropa húmeda o por haber ingerido antibióticos.

Si en este momento tienes hongos, te recomiendo que no uses geles perfumados, que utilices ropa interior transpirable (de algodón, por ejemplo) y que no ingieras comidas con altas cantidades de azúcar.

Si quieres más información al respecto te recomiendo este artículo que escribí específicamente sobre la candidiasis vaginal

Vaginitis

La vaginitis es una inflamación de la vagina causada por algunas infecciones, se puede transmitir a través de relaciones sexuales o por una mala higiene. Por ejemplo,  la es una infección más frecuentes causada por la Gardenella vaginalis que se produce por una alteración de la flora bacteriana.

El principal síntoma de la vaginitis es tener un flujo abundante, aunque dependiendo de la infección que haya causado esta vaginitis, también puedes sentir dolor, picores o prurito en la vagina (picor). Para diagnosticarla  hace falta una exploración para observar los cambios que ha podido sufrir la mucosa.

Mastitis

La mastitis es una inflamación de la glándula mamaria. Es importante destacar que la mastitis suele tener un origen bacteriano y el responsable, en la mayoría de los casos es el Staphylococcus aureus.

Por otro lado, la mastitis es habitual  en época de lactancia. Pero también puede darse aunque no des el pecho. En este caso, hay que hacer estudios complementarios para descartar otras causas que puedan estar simulando una mastitis. Por cierto que el factor de riesgo más importante para las mastitis en No Lactantes es «fumar».

Si quieres saber más sobre esta dolencia te recomiendo este otro artículo mastitis: qué es y cómo tratarla

Cistitis

Aunque no sea una enfermedad ginecológica me lo comentáis muchas pacientes en la consulta, así que he decidido incluirla en este listado. Se trata de una infección de orina provocada por unos microorganismos. Normalmente la causante de esta infección es la bacteria Escherichia coli, suele provenir del intestino, y hay que tratarla bien para que no afecte a otros órganos como, por ejemplo, los riñones.

Para prevenirla es importante seguir algunos pequeños consejos como por ejemplo:

  • Llevar a cabo una vida sana y beber agua de forma habitual.
  • Orinar después de mantener relaciones sexuales.
  • Evitar las duchas vaginales.
  • Tener cuidado con la humedad del bañador o bikini en verano. Tener la zona mojada durante mucho tiempo puede provocar una cistitis.
  • Moderrar el consumo de bebidas con gas o cafeína.
  • No aguantar continuamente las ganas de orinar.

 

Al margen de estas cuatro enfermedades ginecológicas, existen muchas más que tanto su prevención como tratamiento son sumamente importantes. La mayoría de ellas se solucionan sin más complicación, pero en el caso de dejarlo pasar una infección pueden causar problemas más serios.

Si te este artículo te ha resultado interesante, te invito a que lo compartas.

Hasta pronto!