Los miomas uterinos o fibromas  son tumores benignos que crecen en la matriz  del útero. Según los datos, se estima que los miomas afectan a una de cada cuatro o cinco  mujeres mayores de 35 años, mujeres que aún están en edad fértil. Esta es una de las cosas que más preocupa a mis pacientes, sobre todo las que quieren quedarse embarazadas. En las próximas líneas os contaré las posibilidades de tratamiento del mioma uterino en mujeres que quieren quedarse embarazadas.

 

¿Cuáles son los síntomas de los miomas uterinos?

En muchas ocasiones ninguno. Por eso, en más de una ocasión mis pacientes han sabido que tenían un tumor benigno en el útero al hacerse la revisión ginecológica anual. Cosas como esta, demuestran una vez más el valor que tiene acudir al ginecólogo al menos una vez al año. Nunca me cansaré de insistir en la importancia de la prevención.

En el caso de que sean miomas sintomáticos, cuya presencia se manifieste, suele hacerlo de las siguientes formas:

  • Anemia, como consecuencia de los sangrados abundantes durante la menstruación.
  • Menstruaciones más largas y abundantes que en ocasiones puede ir acompañada de coágulos.
  • Dolores menstruales.
  • Necesidad de orinar con mayor frecuencia.
  • Presión abdominal.
  • Dolores cuando se tienen relaciones sexuales.

Que los miomas se hagan sentir, es decir, que produzcan o no síntomas depende fundamentalmente del lugar donde están localizados y de su tamaño. Por ejemplo, los que se encuentran dentro del útero producen mucho sangrado independientemente de que sean grandes o pequeños, pero además pueden ser responsables de que no te quedes embarazada o de que sufras un aborto. En cambio, si está localizado en la parte externa, lo normal es que se produzca algún síntoma cuando el tamaño sea excesivamente grande y “moleste” a órganos cercanos.

¿Puede un mioma convertirse en un tumor maligno?

La realidad es que poder,  puede. Sin embargo,  las probabilidades de que un mioma uterino se convierta en un tumor maligno son casi nulas. Menos del 1% de los fibromas se convierten en cáncer. Así que, aunque la palabra tumor pueda producir cierto miedo, ante todo, tranquilidad y sigue las recomendaciones de tu ginecólogo.

Eso sí, es muy importante que vigilemos cómo evoluciona y controlemos su crecimiento ya que hay un tipo de tumor llamado sarcoma que aparece igual que los miomas uterinos, pero en este caso, sí son maligno.

Tipos de tratamiento para los miomas

Para determinar el tipo de tratamiento para los miomas hay que tener en cuenta una serie de factores, como son edad, localización, tipo de mioma, si presenta o no síntomas o si quieres tener o no tener niños.

Una vez analizado el caso concreto de cada paciente la ginecóloga decidirá cuál es el mejor tratamiento. Los menos invasivos y más comunes son:

  • Pastillas anticonceptivas: Los anticonceptivos son muy utilizados en ginecología no solo para prevenir embarazos, también para controlar los ciclos menstruales irregulares o excesivamente abundantes.
  • Analgésicos: Para calmar el dolor pélvico o menstrual que, como comentaba antes, es un0 de los síntomas más frecuentes.
  • DIU: Para reducir el sangrado y el dolor.

En cuanto a los procedimientos quirúrgicos para tratar los miomas tenemos:

  • Histeroscopia: Nos permite eliminar los miomas uterinos internos de forma bastante sencilla, sin tener que hacerlo por vía abdominal. Con esta técnica accedemos a través de la vagina y del cuello del útero a la cavidad uterina desde donde resecamos estos tumores y los eliminamos.
  • Embolización de las arterias uterinas: Con este método conseguimos que el mioma se reduzca hasta desaparecer, como consecuencia de cortarle el riego sanguíneo.
  • Miomectomía: Gracias a esta técnica conseguimos extraer los miomas del útero de una forma bastante limpia. Puede hacerse de forma abierta, como la incisión de una cesárea o por laparoscopia, según las condiciones de cada paciente, el tamaño del mioma, la localización, etc. Es el tratamiento más habitual que aplicamos en mujeres que quieren quedarse embarazadas y el más efectivo.
  • Histerectomía: Quizá la intervención quirúrgica más invasiva ya que se extirpa el útero por completo. Esta técnica solo se aplica a mujeres que ya no quiere, o no pueden tener más hijos por cuestión de edad.

 

¿Hay que quitar los miomas antes de un embarazo?

No siempre hay que operar un mioma antes de buscar un embarazo. Solo se interviene si se producen abortos de repetición, si son excesivamente grandes y afectan a otros órganos o  a la cavidad del útero o si, después de varios intentos y de descartar otras causas de infertilidad, una mujer no se queda embarazada.

Espero que te haya servido de ayuda este artículo. Recuerda, si tienes dudas no te quedes con ellas y pregúntame lo que necesites en mi Facebook. Recuerda, que mi muro es un pequeño consultorio de dudas para agradecer la confianza de mis seguidores y mis pacientes.